Mi viaje a Europa - Cap. 3 - Primera parada: Madrid

Actualizado: 26 sept

Aunque inicialmente, dentro de mi calendario tenía planeado permanecer 3 días en Madrid, un “imprevisto” de última hora (realmente fue algo que estuve buscando y lo encontré por casualidad un mes antes de viajar 😏) hizo que mi estadía en Madrid se redujera a solo un día. Sin embargo, intenté disfrutarlo al máximo, y les contaré en este capítulo lo que alcance a hacer. Pero tengan compasión de mí, el Jet-Lag es real 😅.


Saliendo desde Bogotá y aterrizando Madrid


Y llegó la hora de la verdad... Me dirigía hacia algo desconocido, solo, pero con la confianza suficiente para afrontarlo y sacar lo mejor de esta experiencia.


Abordé el avión, un Boeing 787 de Avianca, enorme, comparado con los aviones que siempre había abordado, de 9 asientos por fila 😱, muy cómodo y espacioso, un sistema de entretenimiento pensado para viajes largos y una atención de la que no me puedo quejar.


Un vuelo de 13 horas, un Océano cruzado, 4 películas, 3 comidas y ni un minuto de sueño (por la emoción) después... Aterricé en Madrid, España.


El paso por inmigración fue realmente rápido, una fila corta de 10 minutos, un momento en ventanilla mientras revisan tus documentos, ven tu cara y autorizan el ingreso. En mi caso, únicamente me pidieron el pasaporte y motivo de llegada, para lo que dije: vacaciones; algunos amigos me habían dicho que les pidieron soporte del vuelo de regreso a Colombia o lugar de origen, incluso, a algunos les pidieron una tarjeta de crédito como respaldo económico; ese no fue mi caso 😎.


Mi primera prueba, como ubicarme y llegar al hostal


Y aquí estábamos, en el viejo continente, incomunicado por el momento mientras compraba una SimCard con datos, y aunque previamente había estudiado como trasladarme desde el aeropuerto hasta el hostal, ya estando en el ruedo uno puede olvidar cositas.


Así que ni modo 🤷‍♂️, me acerqué a pedir ayuda; debía salir de la terminal T4 del aeropuerto y llegar a la plaza “Puerta del sol”, entonces, un buen hombre con la voz algo ronca, me dice: claro “chaval”, debes bajar dos pisos y (aquí la ruta):

  1. Tomar el tren de cercanías, ruta C1 hasta la estación de “Chamartín”

  2. En “Chamartín” tomar el metro, ruta 1, hasta “Puerta del sol”

Una vez allí, debía caminar únicamente 2 cuadras para llegar el hostal. Aprovecho para agregar que en la estación “Puerta del sol” compré una SimCard prepago Lebara con una recarga de 20 €, que prácticamente me duró todo el viaje ✌.


Hogar dulce hogar... o algo parecido

La llegada al hostal se sintió realmente como llegar a un lugar conocido, personas muy amables me recibieron y ubicaron mi habitación, de 2 camarotes (4 personas), mixta, compartida con 2 mujeres argentinas y alguien más que no llegué a conocer. Descargué, guardé en un locker con seguridad electrónica y salí a caminar y realizar algunas compras de accesorios que me hacían falta para protegerme contra el frío. Aquí una buena zona para conseguir hostales y hoteles a buen precio.


Con el poco tiempo que tenía y el cansancio que ya comenzaba a asomar 🥱, decidí caminar hasta la “Gran Vía”, hice mis compras en Primark y luego continué por la Gran vía hasta “Plaza España”; conocí el “Palacio Real de Madrid”, compré un par de souvenirs y continué hasta Plaza Mayor. Allí entré un bar de tapas (obvio no podía faltar) y pedí cerveza para acompañar las tapas, me distraje un par de horas viendo a la gente pasar y el cansancio me venció, eran las 7 de la tarde; debía descansar y estar de nuevo en el aeropuerto para volar rumbo a Múnich.


Me prometí volver y disfrutar España


Lo sé, fue solo un día, pero el viaje apenas comenzaba y debía continuar, lo mejor estaba por iniciar. Durante mi viaje conocí a varios Españoles, unas personas maravillosas, por lo que me prometí volver y conocer un poco más de España.


Siguiente parada: La cultura Alemana ❤


Segunda parada: Múnich-Alemania. Aquí vencí mi primer gran temor. Nos vemos en el siguiente capítulo.

160 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo